El Proceso

CONVERSACIÓN CON LA SEÑORA GRUBACH

LA SEÑORITA BÜRSTNER[13]

En esa primavera, K, después del trabajo, cuando era posible normalmente permanecía hasta las nueve en la oficina, solía dar un paseo por la noche solo o con algún conocido y luego se iba a una cervecería, donde se sentaba hasta las once en una tertulia compuesta en su mayor parte por hombres ya mayores. Pero había excepciones en esta rutina, por ejemplo cuando el director del banco, que apreciaba su capacidad de trabajo y su formalidad, le invitaba a una excursión con el coche o a cenar en su villa. Además, una vez a la semana iba a casa de una muchacha llamada Elsa, que trabajaba de camarera en una taberna hasta altas horas de la madrugada y durante el día sólo recibía en la cama a sus visitas.







eXTReMe Tracker