Rese√Īa de La dama de los 500 a√Īos

?¬°Soy Wendy! ?insisti√≥ ella. De repente, vacil√≥ y tuvo que sentarse en una silla?. Evan ?llor√≥?, me han robado la juventud.?Por favor??Nunca? deb√≠ aceptar aquel contrato Ahora tengo m√°s de ochenta a√Īos? Mi juventud, mi vitalidad, mi energ√≠a est√° ahora en el cuerpo de esa maldita mujer?Payle mir√≥ a derecha e izquierda. Vio la mesita con el servicio de licores y camin√≥ unos cuantos pasos.?Le conviene tomar un poco de co√Īac, se√Īora.?¬°Evan, insisto en que soy Wendy!Aquella pobre anciana estaba loca, pens√≥ el joven. Indudablemente, hab√≠a conocido a Wendy. Pero √©l sab√≠a que hab√≠a personas de edad que, pese a determinadas deficiencias mentales, eran astutas e inteligentes en otros aspectos. Seguramente, hab√≠a venido a sacarle unos d√≥lares.Llen√≥ la copa. Al volverse, vio que ella se hab√≠a alzado el velo.?M√≠rame, Evan. Mira c√≥mo he cambiado en poco m√°s de tres meses.Payle se sent√≠a at√≥nito. Aquella horrible cara, llena de arrugas, las cejas casi sin pelo, los ojos mortecinos?Ella hizo un esfuerzo, se puso en pie y subi√≥ la falda hasta la cintura, a la vez que se volv√≠a un poco. Estupefacto. Payle contempl√≥ el lunar cuyos contornos conoc√≠a sobradamente. La piel era blanca, pero hab√≠a perdido la consistencia y la tersura de la juventud.De repente, ella se desplom√≥ al suelo.?Me muero? ?jade√≥?. Evan?, la dama de? quinientos a√Īos? Me ha robado? la juventud.


Obtener gratis libro Kindle para tu teléfono Obtener este audiolibro gratis en AudibleComprar libro en Amazon

PlanetaLibro.net

En 10 a√Īos regalamos 50 millones de libros a 10 millones de personas de todo el Mundo!
Es nuestro grano de arena para mejorarlo.

Descargar de Google Play
Síguenos en Facebook
eXTReMe Tracker