Ana de las Tejas Verdes

A veces me pongo muy triste cuando pienso en ella. Pero realmente, Marilla, uno no puede estar triste mucho tiempo en un mundo tan interesante, ¿no es cierto?.

CAPÍTULO DIECIOCHO

Ana salva una vida

Todos los hechos de magnitud están relacionados con los de poca importancia. A primera vista, parecía imposible que la decisión de un primer ministro canadiense de incluir a la isla del Príncipe Eduardo en una gira política pudiera tener algo que ver con el destino de la pequeña Ana Shirley, de “Tejas Verdes”. Pero lo tuvo.






eXTReMe Tracker